Nadie alcanza la cima armado sólo de talento. El destino aparcará tu talento y tu esfuerzo lo transformará en éxito.

sábado, 5 de septiembre de 2015

El mar:

El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?
En sueños la marejada
me tira del corazón;
se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá? Gimiendo por ver el mar,
un marinerito en tierra
iza al aire este lamento:
¡Ay mi blusa marinera;
siempre me la inflaba el viento
al divisar la escollera!
(Rafael Alberti) 



"La mar"
Acuarela s/papel
20x18cm.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada